GabrielMerida.cl

Gabriel Merida

cialis generico barato

Geolocalizando los asesinatos de la dictadura

March 1, 2012, by admin, category portafolio

Ver: Mapa interactivo de las ejecuciones masivas.

Santiago de Chile es una ciudad construida sobre muertos olvidados. El 11 de enero, en el Museo de la Memoria, pude presentar junto al resto del equipo periodístico de ArchivosChile.org, el centro periodístico dirigido por John Dinges, una larga investigación sobre los ejecutados por la dictadura militar entre el 11 de septiembre  y el 31 de diciembre de 1973. La investigadora principal fue Pascale Bonnefoy, que escarbó a fondo documentos de la época y testimonios para recrear el clima que se vivía en las instituciones burocráticas de la muerte que siguieron trabajando en circunstancias irregulares. Entre las imágenes que ella rescató están los cadáveres amontonados afuera de la morgue y las secuelas psicológicas de los ayudantes extra que tuvieron que asistir a los médicos forenses en las autopsias express realizadas a los cadáveres que los militares les dejaban.

Estuve a cargo de uno de los subproductos de esta investigación, el mapa interactivo de las ejecuciones masivas, una aplicación que usa Google Maps para geoposicionar los lugares donde fueron asesinadas estas personas en 1973, además de trabajar en el procesamiento de los datos fuente. Estos datos son básicamente el “Libro Transfer” del Servicio Médico Legal, el registro de cada uno de los cuerpos periciados por los forenses, más información (muchas veces incompleta) que constaba en sus fichas. Cuando esta investigación partió, el director de ArchivosChile, John Dinges, le pidió al equipo de ese tiempo que solicitara al SML, vía Ley de Transparencia, la lista de los cadáveres que registraron entre agosto y diciembre de 1973. Tras algunas peripecias con el Consejo de Transparencia, tuvimos la lista completa de los fallecidos, con campos tan relevantes como el nombre completo, la causa de muerte y el lugar de hallazgo del cuerpo.

Libro de ingreso de fallecidos a la morgue de Santiago (Libro Transfer). (A&D Fotografía)

Libro de ingreso de fallecidos a la morgue de Santiago (Libro Transfer). (A&D Fotografía)

Mi primera tarea fue de Editor de Datos: cruzamos esta larga lista de nombres con otras bases de datos sobre los muertos de la dictadura para saber quiénes correspondían a casos de Derechos Humanos y quienes a muertes comunes. Teníamos el listado de personas del Informe Rettig en formato Excel, el listado de las personas encontradas en el Patio 29 y otras. No bastaba cruzar los datos automáticamente (para los técnicos, mediante un JOIN de ambas tablas basados en el campo NOMBRE), porque los nombres estaban escritos de formas diferentes, o con errores tipográficos. Trabajamos en Excel para que el equipo completo tuviera acceso a los datos sin necesidad de aprender otro programa. Puse muchos controles de la integridad de la base de datos, buscamos patrones en los registros que nos fueron útiles para una de las ambiciones originales de la investigación: encontrar casos potenciales de nuevos ejecutados políticos (150 en total). Contamos los casos que aparecían remitidos por las Fiscalías Militares (lo que ocurría sólo después del golpe de estado), discutimos sobre el significado de datos como ‘Disparo arma de fuego de intención no determinada’ en la causa de muerte o mensajes aún más crípticos en lenguaje burocrático.

Eso es data-driven journalism, o periodismo orientado a los datos, y por más que los números parezcan inocentes, limpios como una ciudad de torres de marfil (a decir de Ernesto Sábato), detrás hay personas, historias, heridas sin cerrar. Entre las celdas de nuestro archivo buscamos lo que que quedó oculto detrás de esas coincidencias, repeticiones, cifras y patrones. Todo eso es abstracción, o lo parece. Pero trabajando de noche buscando errores tipográficos en las listas me encuentro con un grupo de celdas contiguas que dicen “Albornoz González”, apellidos paternos y maternos que coinciden, y toda esa tabla de filas, columnas y fórmulas se transforma en una madrugada helada con los milicos llevándose a cinco hermanos y una muer anciana esperándolos toda la mañana, todo el mes, toda la vida.

 

Junto a la Edición de Datos, a petición de John programé el mapa interactivo utilizando javascript, las librerías de Jquery y JqueryUI para la interacción básica, y haciendo un mash-up con la API de Google Maps para geolocalizar las direcciones y graficarlas en un mapa. En lenguaje no geek, significa que utilizamos el servicio de Google Maps y mucha programación para tranformar las direcciones que aparecían en el campo “Lugar de hallazgo del cuerpo” en un punto geográfico, latitud más longitud, y luego insertarlos en el mapa. Más programación permitió que los usuarios puedan buscar por un nombre específico y usar cada ícono para tener la ficha completa de los datos de esa persona. Otra capa de programación (que fue la que me obligó a utilizar la DB en formato JSON y no hacer un mash-up con Google Fusion Tables) permitió reconstruir la secuencia cronológica de acumulación de cuerpos y animarla sobre el mapa, como una enfermedad que cubre de a poco las calles mientras pasan los días de 1973.

El resultado es, según nuestros lectores han dicho, impactante pero necesario: una nueva capa sumada a la representación de la ciudad que tenemos en nuestros celulares y cartografías. Junto a las estaciones de metro, los malls, los restaurants y cajeros automáticos, ahora están nuestras animitas virtuales, nuestros fantasmas duplicados digitalmente para que las nuevas generaciones naveguen y no olviden.

Sala de autopsias del Instituto Médico Legal. Fotografía: Marcelo Montecino.

Sala de autopsias del Instituto Médico Legal. Fotografía: Marcelo Montecino.

Durante marzo, seguiremos publicando reportajes escritos por Pascale Bonnefoy como parte de la investigación Ejecuciones en Chile septiembre-diciembre 1973: El circuito burocrático de la muerte, y ampliaremos las funcionalidades del mapa interactivo. Por el momento rescato columnas como la de Enzo Abbagliati, Fantasmas en el barrio de mis hijos, y las generosas ofertas de los asistentes a la Feria de Edición Independiente Los Desconocidos de Siempre, que nos invitaron a mostrar la investigación en su evento y pretenden ayudarnos a traducir algunos textos y a generar nuevos materiales sobre este trabajo. Si alguien piensa en alguna manera de aportar a esto, en ArchivosChile.org y en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile estamos interesados en trabajar de manera colaborativa para generar productos similares. Quizás no sólo con el pasado, sino con todo lo que está ausente a la fuerzo, todo aquello que aparentemente no está ahí pero se resiste furiosamente a desaparecer sin huella.

One Comment

So, what do you think ?